×

Carrito

¿Tu propósito de año nuevo incluye la alimentación saludable?

¿Sabías que el 57 % de los colombianos sufre de sobrepeso y obesidad?* No obstante, estos fenómenos se deben a una cultura hipercalórica, pero ¿por qué nos cuesta mucho cambiar hábitos? Dejando atrás las excusas, este año dile SÍ a los buenos hábitos alimenticios.

El hábito de comer sano y balanceado es el propósito de año nuevo de muchos, pero seguramente es una meta de adelgazamiento o es impulsada por el miedo a enfermar o morir. Sin embargo, abrazar la idea de alimentarse bien –en todo el sentido de la palabra- debe estar motivada por una visión de amor y respeto por el único vehículo que tenemos para vivir la vida: nuestro cuerpo.

El truco está en detectar qué comes y en implementar ciertas prácticas y trucos para integrar nuevos hábitos sanos a nuestra rutina y no sólo llevarlos a cabo cuando veamos un resultado (bajando de peso, por ejemplo) sino adherirlos a nosotros por el resto de la vida. Un poco de esfuerzo te llevará a un gran resultado.

  1. Elimina totalmente el consumo de azúcar refinada (sí, esa azúcar que le añades al café y al té) incluyendo el azúcar que viene añadida en los alimentos procesados (bebidas azucaradas).
  2. El pan es el alimento amado por todos, pero debes eliminar el consumo de cereales refinados (lo comprenden la harina blanca, el arroz blanco y el pan blanco) y reemplázalos por granos integrales (amaranto, quinua, linaza, centeno, maíz, avena y arroz integral, etc.)
  3. Si amas el café, déjalo ir. Comienza a tomar té, notarás la diferencia.

Prueba nuestra línea de Spiruté, té con espirulina en deliciosos sabores.

  1. Los días donde las salchichas eran la gloria, quedaron atrás. Elimina los embutidos y las carnes rojas, ya que su consumo tiene una directa relación con el padecimiento de enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Aumenta el consumo de pescado y pollo.
  2. Y sí, la leche de vaca y sus derivados deben dejarse de consumir. Las leches vegetales son una excelente alternativa.
  3. La sal no se debe eliminar por completo, pero si debemos limitar su consumo excesivo.

El segundo truco es escribir una nueva página en la historia de tu vida. ¡Comencemos!

  1. Al despertar, toma una taza de alguna infusión caliente. Una excelente opción es beber Spiruté Cúrcuma con cacao, pimienta, espirulina y jengibre. Esto ayudará a poner en funcionamiento tu intestino.
  2. Las verduras serán tus nuevas aliadas, incluye dos tazas de verduras (sí, dos tazas de las verduras que más te gusten) en cada comida. ¡Qué delicia sería agregarle a tus huevos revueltos algunas cebollas, tomates cherry, espinacas rociándole cúrcuma o espirulina en polvo!
  3. Ingiere dos frutas al día, una en la mañana en tu batido preferido y una en la noche.
  4. Las semillas te brindarán un plus de vitaminas, minerales, aminoácidos y grasas muy completas. Carga siempre en tu bolso un puñado de semillas tostadas para comer a cualquier hora del día.
  5. Diariamente debes comer una taza de grano integral. ¿Qué tal si para el almuerzo cocinas quinua con champiñones?
  6. El ejercicio es indispensable, camina 30 minutos diarios y suda todas las toxinas que tienes.
  7. La proteína es infaltable en tu alimentación diaria, sin embargo puedes complementar tu ingesta de proteína animal consumiendo proteína vegetal. La espirulina es la reina de la proteína vegetal y es una excelente opción.

Te interesa ¿Qué es la espirulina?

  1. Existen superalimentos que puedes conseguir en los supermercados y debes incluir en tu dieta diaria, complementarán tu alimentación y tienen muchos beneficios para tu cuerpo.

Lee: Espirulina, un alimento para todos.

No es una dieta restrictiva, es una nueva forma de vida que te ayudará a sentirte mejor. Por lo tanto equilibra tu ingesta de alimentos con un 80% de alimentos saludables y un 20% de “antojitos”. O en tu semana, mantén 5 días de consciencia plena de lo que consumes y en alguna cena en un restaurante o en el fin de semana, puedes permitirte comer lo que más te gusta equilibradamente.

*Encuesta Nacional de Situación Nutricional para Colombia- 2015 (Ensin)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *