×

Carrito

¿Tu cuerpo te dice que necesitas fibra?

La fibra es un tipo de carbohidrato de origen vegetal (frutas, verduras, semillas, leguminosas) que no es digerido por las enzimas digestivas (no se absorbe) y pasa completo a lo largo del aparato digestivo; una vez llega al intestino grueso la fibra alimenta las bacterias beneficiosas que ahí viven, ayudando a mejorar el estado de salud del sistema.

Todos hemos oído de lo importante que es consumir alimentos ricos en fibra; casi siempre asociamos estos alimentos con un buen tránsito intestinal, pero seguro tu cuerpo se ha manifestado en reiteradas ocasiones son las siguientes señales:

  1. Andas baja de energía cuando comes muchos carbohidratos simples cargados que te llenan de energía instantáneamente, pero al rato sientes una sensación de cansancio extremo. La fibra ayuda a ralentizar la digestión, lo que significa que el azúcar se libera en nuestro torrente sanguíneo poco a poco, dejando de crear picos y bajones de energía como los que sí provocan los hidratos de carbono simples.
  2. Sigues con hambre después de haber comido una gran cantidad de alimentos no tan nutritivos. La fibra soluble como se disuelve en agua, al entrar en contacto con los líquidos del cuerpo forma una consistencia pegajosa lo que ayuda a hacer más lento el proceso digestivo haciéndote sentir más llena.
  3. No pierdes peso aunque sigas probando cualquier dieta. La fibra crea una sensación de saciedad, porque requiere mayor masticación y más tiempo para que el estómago los digiera de tal manera que es imprescindible cuando estés en un proceso de pérdida de peso. Cuando estás lleno, ingerirás menos calorías.
  4. Tu intestino es perezoso y sufres de estreñimiento todo el tiempo. La fibra insoluble es aquella que nuestro cuerpo necesita para prevenir el estreñimiento ya que agrega tamaño al contenido de tu tracto gastrointestinal. Esto ayuda a mantener el movimiento en nuestro intestino, facilitando la expulsión de heces. Te puede interesar: El estreñimiento es un problema que tiene solución. 
  5. Estás comenzando a padecer problemas de salud a nivel general y de forma crónica, tus exámenes médicos no son muy positivos: colesterol alto, azúcar elevada en la sangre, todos ellos son relacionados por una dieta pobre el nutrientes. La fibra de cereales integrales, como la avena, el arroz integral o la cebada, puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, obesidad y diabetes tipo 2.Lee: Prevenir la diabetes es posible.

¿Qué alimentos debo consumir?

Como mencionábamos anteriormente existen dos tipos de fibra; es importante que incluyas ambas en tu alimentación diaria (25 gr diarios):

  1. Consume alimentos integrales como semillas de chía, linaza, arroz integral y avena. Prueba nuestra línea de rosquillas de arroz integral, ¡te encantarán!
  2. ¡No te saltes el desayuno! Es la hora perfecta para comer más fibra y regular tus niveles de glucosa normales, así previenes la diabetes. ¡Agrégale chía y linaza y listo! Te puede interesar: Las razones por la cuales desayunar es importante.
  3. Incluye en tu dieta 4 porciones de verduras y de frutas enteras con cáscara como manzanas, peras, mandarinas y ciruelas; recuerda que la fibra reside principalmente en las pulpas y en la cáscara. Son 25 gr diarios que no pueden faltar en tu plato.
  4. Otras fuentes de fibra son las legumbres como fríjoles, lentejas y garbanzos y verduras como la acelga y la espinaca. Sin tantas complicaciones, complementar tu dieta con Green Fiber te aporta fibra natural para el requerimiento diario, que te ayudará a mantener tu intestino y sistema digestivo sano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *